La Pirámide del éxito

Todo esfuerzo requiere disciplina, toda meta un objetivo claro, y para llegar a un punto de satisfacción personal hay que elaborar un plan mental que hay que seguir a rajatabla. Quién más quien menos sigue un ideario, una fórmula ya inventada que puede ser de utilidad para tus propósitos.

John Wooden fue un genio como entrenador de la Universidad de UCLA durante 27 temporadas, anteriormente había sido importante como jugador y entrenador en otras High School y Universidades pero fue en Los Angeles donde desempeñó la carrera más exitosa que se recuerda.
En UCLA impuso una filosofía de trabajo, un programa de desarrollo personal cuya finalidad era llegar al éxito en cualquier ámbito que uno se propusiera. Evidentemente la principal era la deportiva, su trabajo era llevar a esa Universidad a lo más alto del basket colegial, y a fe que lo consiguió al lograr 10 títulos de la NCAA.

El método de Wooden era muy particular, se basaba en la llamada pirámide del éxito, una serie de principios y objetivos que se alineaban para llegar a lo más alto de la cima, el triunfo final.

Aplicando estos objetivos a la vida cotidiana y profesional, sin duda son altamente válidos, dentro de unos valores éticos hay que encontrar el equilibrio con la ambición personal y los logros a un precio determinado. Hay que entender que cada persona tiene prioridades distintas y diferentes conceptos de una misma situación. La misma palabra éxito puede tener diferentes significados y allá cada cual en cómo lo consigue pero los conceptos ideados por Wooden son actuales en la dinámica generada por la situación actual.

Personalmente no creo en logros artificiales, uno ha de disfrutar de cada día, en su propia actividad. Eso ya es un éxito porque muy pocos lo consiguen, levantarse cada mañana con ganas de que empiece el día, con ilusión para que no acabe y abrir nuevas expectativas para el siguiente es todo un lujo, pocos están capacitados para hacerlo. Y muchos de ellos no saben cómo hacerlo.
El principal éxito es tener control de tu vida, llevarla a donde quieras con sus éxitos y fracasos pero sin dar concesiones, o las menos posibles, con objetivos siempre a la vista y actuando como esponjas en todo lo que nos rodea. Observadores y activistas, creo en la base de la superación personal para vivir en plenitud no siempre ligada a un éxito económico.

John Wooden enseñó el camino de la madurez a muchos chicos que empezaban sus vidas en una Universidad que centró su programa en la formación, y allí se forjaron como personas. Las enseñanzas de sabios han de servirnos como fruto de inspiración para los que intentamos superarnos día a día, yo lo intento cada día y espero no claudicar en el futuro, en realidad no me preocupa, porque uno sabe cómo y en qué se convertirá su próximo paso, aunque solo esté en tu imaginación… o en la pirámide del éxito.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario