El olvido trágico…

Tiempos convulsos. Un terremoto en Japón ha desolado una parte importante del país y nos hunde en la razón de que nada ni nadie es infalible, ni los más avanzados, nadie. Una tragedia que nadie sabe su alcance ni consecuencias futuras, la fragilidad de toda una sociedad, la nuestra, cuando la misma vida nos pone a prueba.
En Líbia todo y mucho, lejos de perecer parece que resurge, el drama humano altera y masacra el día a día de muchos civiles que ven impotentes como todo tarda años en construirse y unos pocos segundos en acabarse. Los totalitarismos en paises árabes van cayendo, cada uno a su manera, pero lo que está sucediendo en ese país será una carga para cualquier ser humano, sea de donde sea.
Lo sé, sucederá como en los Balcanes, está sucediendo, el masacre de etnias, civiles inocentes e invisibles para el resto del mundo. Ya no nos acordamos de la tragedia de la extinta Yugoslavia, y no aprendemos de nuestros errores. Van a dejar que suceda lo mismo? los países no se ponen de acuerdo en como detener este genocidio, igual sucedió en Croacia, en Bosnia, Serbia… los líderes mundiales permiten que la matanza siga y siga, no actúan por miedo a perder intereses políticos y económicos.
Líbia es hoy Yugoslavia, y nadie se acuerda de una guerra que fue tan cruenta como imposible, un baño de lágrimas y sangre que se repite ante la pasividad del mundo entero.
Japón vive un momento trágico provocado por una naturaleza que nos dice que nunca la subestimemos, Líbia por unos ingentes armados sin un mínimo de dignidad. En lo primero, poco podemos hacer pero en lo segundo sí.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario